domingo, marzo 31, 2013

RéPLICA DE LA PIEDRA DE SAYWITE

  Resina poliéster reforzada con fibra de vidrio  San Isidro, Lima-Perú. 2004

LA PIEDRA DE SAYWITE EN LA NUEVA MONEDA DE SOL

La moneda  pertenece a la Serie Numismática
 “Riqueza  y Orgullo del Perú”  y lleva este símbolo

Piedra de Saywite en Apurímac 
"La imagen que vemos acuñada en la moneda de nuevo sol que puso en circulación el BCRP es la piedra de Saywite y es la octava de la serie Numismática “ Riqueza y Orgullo del Perú”. Muchos ignoraban su existencia hasta el día de ayer. Pero ¿qué es la piedra de Saywite?  

Es un gran bloque de granito de 2.28 metros de altura; con 11.14 metros de  circunferencia mayor, y  8.14 metros de circunferencia menor, está ornamentada en su mitad superior con una serie de complejas y misteriosas figuras. Es como si una ciudad hubiera sido tallada en esa piedra, ya que tiene pequeñas escaleras y  canales hechos en la misma piedra por los cuales,  cuando le cae la lluvia,  se puede apreciar el recorrido del agua.
Este monolito contiene más de doscientas figuras, entre ellas zoomorfas como  figuras de pumas, monos, culebras, sapos, lagartos, cangrejos y camarones de río,  fitomorfas como el maíz y antropomorfas que representan a las deidades sagradas de la cosmovisión andina.
Así mismo se aprecian imágenes de palacetes, ciudades y escenas gráficas como  la lucha de la culebra (amaru) con el sapo (hamppatu) el que se halla acorralado por el cuerpo de la culebra, pero en actitud defensiva.
Es probable que se haya usado en una celebración religiosa ya que está ubicado en un centro ceremonial. Federico Kauffman Doig, sostiene que  estuvo relacionada con el culto al  agua.
Otros historiadores señalan que  debido a que muchas figuras representan construcciones humanas, canales, escalinatas, estanques, proponen que la piedra de Saywite fue alguna vez una especie de plano o croquis pétreo,  hecho por arquitectos incas para llevar el control de las obras hidráulicas que realizaban.
Esta piedra está ubicada en la provincia de Abancay, distrito de Curahuasi, en el complejo arqueológico del mismo nombre, en la ex hacienda Saywite a la altura del kilómetro 45 de la carretera que conduce de Abancay al Cusco y a 3.500 metros sobre el nivel del mar.
Frente al gran monolito se encuentra el conjunto de residencias de los sacerdotes del culto que comprenden 17 recintos en el primer sector, asociados a vanos de acceso,  pasadizos y  tres escalinatas que la más larga tiene nueve peldaños, los cuales se encuentra dentro de muro perimetral de 22 m. de ancho por 20 m. de largo.


Si usted desea conocer esta piedra, no es necesario viajar hasta Apurímac para verla, una réplica está ubicada en la Av. Camino Real en San Isidro y fue  hecha por el escultor peruano Juan José Paredes.


La serie numismática Riqueza y Orgullo del Perú, presenta esta octava moneda, la primera mostraba El Tumi de Oro de Lambayeque, luego Los Sarcofagos de Karajía del Amazonas, la Estela de Raimondi de Ancash, las Chullpas de Sillustani de puno, el Monasterio de Santa Catalina en Arequipa, Machu Picchu de Cuzco, y el Gran Pajatén en San Martin."
 

2 comentarios:

ANGIE PALOMO dijo...

un buen escultor felicidades, pero una pregunta me surge por que en fuente?

Juan José dijo...

Es probable que esta escultura esté relacionada con el culto al agua o haya sido una maqueta para llevar el control de las obras hidráulicas que realizaban los incas.
Saludos Angie.